Un buen complemento para las estancias de aprendizaje idiomatico son las visitas turísticas, un modo divertido y enriquecedor de poner a prueba el idioma. Con nosotros tendrá la seguridad de que los estudiantes estarán en todo momento acompañados por alguien que puede además ayudarles en su propio idioma en caso de necesitar una mano extra para comprender todo lo explicado.